ADSENSE

lunes, 17 de marzo de 2014

MADRE (OFERTORIO CUARESMA)


Shalom haberim, herman@s.

La Cuaresma es época de recogimiento y reflexión por lo que las canciones que escojamos para las misas de este tiempo litúrgico deben ser una ayuda, una fuente de inspiración para l@s fieles que las escuchen.
 
Oración, ayuno y limosna son los pilares de la vida del cristiano especialmente en Cuaresma. Quizá nosotros desde nuestros coros no podamos persuadir a nadie de que ayune o de que dé limosna, pero sí que podemos ayudarle a intensificar su oración, escogiendo cantos que irradien paz y faciliten el diálogo con Dios.





Con esta intención os dejo una canción apropiada para el momento del OFERTORIO. Que vuestra música sirva de complemento a la oración.



¿Ya conocías esta canción? Pues dime tú qué quieres que te cante.



Madre, vengo a entregarte
esta ofrenda pobre
que tú guardarás.
Todo lo traigo aquí
mi ilusión, mi vida, mi fiar, mi sí.
Él me miró y sus ojos
abrieron la herida de mi corazón.
Más me tendió su mano
yo le di la mía
y se la quedó. (bis)


Madre, quiero morir
en su cruz tan fría, tan desnuda y cruel.
Quiero seguir sus pasos,
tú de pie a mi lado
nada temeré.
Porque al fin del camino
en sus manos, Madre, yo descansaré.
Quiero seguir sus pasos,
tú de pie a mi lado
nada temeré. (bis)