ADSENSE

lunes, 4 de agosto de 2014

ESCUCHA TÚ


Shalom, herman@s:

Hoy os traigo un canto para después de la lectura. Ni que decir tiene que es muy aconsejable echar un vistazo a las lecturas y Evangelio del día, antes de preparar las canciones que se van a cantar en una misa. En muchas ocasiones encontraréis que conocéis una canción adecuada a una de las dos lecturas o al salmo del día, y no os será difícil la elección del canto. Pero habrá también ocasiones, al menos a mi me pasa, en las que no encontráis esa canción que “versionea” el contenido de la lectura. Para esos momentos os aconsejo una canción como la que os traigo hoy.

Escucha tú es simplemente una canción de las que yo llamo “comodín”, porque se pueden cantar tras cualquier lectura, en cualquier tiempo litúrgico. Es muy cómodo tener un par de canciones de este tipo, pues te sacan de muchos apuros. Con el tiempo iré compartiendo algunas más de estas canciones comodín.




Os dejo aquí un vídeo para que podáis verla y escucharla:



La de hoy es una canción que nos invita a escuchar la Palabra de Dios “no sólo con tus oídos, también con tu corazón”. Ocurre en algunas ocasiones que mientras el sacerdote lee la lectura, uno no está realmente atento a lo que se está diciendo. Estamos oyendo la lectura, peor no escuchándola. También puede suceder que aunque realmente la escuchemos, la olvidemos nada más salir por las puertas de la iglesia, es decir, que su mensaje no nos cale. Es a lo que se refiere esta canción con “no sólo con tus oídos, también con tu corazón”: deja que el mensaje de la Palabra de Dios llegue a tu corazón, aplícalo en tu vida diaria, no te limites a escuchar las lecturas como quien oye llover: sácale el máximo partido a las enseñanzas del Antiguo y Nuevo Testamento. Sólo con reflexionar un poquito te darás cuenta de que realmente se pueden obtener consejos aplicables a la vida actual. Inténtalo, ya verás que es verdad.

¿Ya conocías esta canción? Pues dime tú qué quieres que te cante.


ESCUCHA TU
RE    LA    si     SOL     mi


Escucha tú
La palabra de Dios
No sólo con tus oidos,
También con tu cotrazón
Escucha tú
La palabra de Dios
Estate siempre atento a Su voz