ADSENSE

lunes, 22 de diciembre de 2014

PESCADOR DE HOMBRES (CESÁREO GABARÁIN)


Shalom, herman@s:

Hoy os traigo lo que podría ser considerado un “hit” de la música cristiana: Pescador de Hombres. Estoy segura que tod@s vosotr@s sabéis de qué canción se trata, ¿a que sí?

Lo que tal vez muchos no sepáis es que es un tema del prolífero sacerdote vasco Cesáreo Gabaráin (1936 – 1991), que tantísimos temas ha creado y popularizado. Se cuenta que esta canción la compuso después de hacer un viaje a Galilea, y desde entonces ha sido uno de los “grandes éxitos” de la música cristiana. La letra viene inspirada por un pasaje del Nuevo Testamento en el que Jesús, tras una pesca abundante, anuncia a Simón Pedro que él ha de ser el Pescador de hombres. En aquel momento, tanto Pedro como sus compañeros, “dejándolo todo le siguieron” (Lucas 5:1-11).




Es una canción perfecta para el momento de la comunión, sobre todo si este ha sido el evangelio del día. Espero haber colaborado, al menos en los acordes, porque estoy segura de que la canción todo el mundo la conoce. Otra posibilidad de tocarla de una manera muy sencilla  es usando los siguientes acordes: DO / C     SOL / G    la / am    FA / F. La verdad es que las posibilidades son múltiples, tendréis que adaptar los acordes a vuestras voces.

El hecho de compartir este canto hoy con vosotr@s se debe a la petición que Lemeser1 nos hizo a través de nuestro canal de YouTube. Quiero, pues agradecerle la confianza que ha depositado en nosotros, espero no haberle decepcionado! Os dejo un vídeo:





LA / A     MI / E    fa# / Fm#     RE / D


Tú has venido a la orilla,
no has buscado ni a sabios ni a ricos.
Tan sólo quieres que yo te siga.

Señor, me has mirado a los ojos,
sonriendo has dicho mi nombre.
En la arena he dejado mi barca:
junto a Ti buscaré otro mar.

Tú sabes bien lo que tengo,
en mi barca no hay oro ni plata,
tan sólo redes y mi trabajo.

Tú necesitas mis manos,
mi cansancio que a otros descanse,
amor que quiera seguir amando.
Tú, pescador de otros mares,
ansia eterna de almas que esperan.
Amigo bueno que así me llamas