ADSENSE

martes, 18 de agosto de 2015

DE AQUÍ HASTA EL FINAL

Shalom, herman@s:
Estamos en verano y en esta fecha es muy frecuente la celebración de enlaces matrimoniales. Solemos aprovechar el hecho de saber que contamos con un tiempo agradable (al menos aquí, en el sur de España), que contribuirá a la belleza de la celebración; además es el período en el que casi todos disfrutan de sus vacaciones, y esto facilita el desplazamiento de familiares y amistades que residen fuera. Por eso me ha parecido oportuno publicar un canto especial para bodas. 

El vigente Código de Derecho Canónico define el matrimonio como “La alianza matrimonial, por la que el varón y la mujer constituyen entre sí un consorcio de toda la vida, ordenado por su misma índole natural al bien de los cónyuges y a la generación y educación de la prole; fue elevada por Cristo Señor a la dignidad de sacramento entre bautizados”. “Un consorcio de toda la vida”, y de ahí el título de esta canción “De aquí hasta el final”. 






Cuando con mi coro canto esta canción en las bodas, la emoción aflora. Ojos brillantes, sonrisas sinceras, amor sentido, miradas cómplices es lo que he observado en muchas ocasiones mientras suena la melodía de “De aquí hasta el final”. Si analizamos la letra, se trata en realidad de una conversación entre los esposos, la promesa de estar siempre uno al lado de otro ofreciéndose apoyo mutuo (para ti seré luz cuando no puedas ver) y felicidad constante (para mi serás sol cuando llueva), siempre bajo la protección del Señor (será el Señor nuestro camino). Si tenéis voces masculinas y femeninas en vuestros coros, podéis cantarla repetida, representando el papel del novio y el de la novia. Empezarían cantándola entera las mujeres, por ejemplo, y luego los hombres la repetirían. El resultado queda como si la pareja se hiciera esas promesas mutuamente.

Es un canto especialmente bello, por todo lo que significa, y por el contexto en el que se canta. 
Os dejo el link del vídeo para que podáis aprenderlo:



¿Ya conocías esta canción? Pues dime tú qué quieres que te cante.




DE AQUÍ HASTA EL FINAL

RE / D      LA / A      si/ Bm      SOL / G      mi / Em
(Acordes menores en minúscula, mayores en MAYÚSCULA) 


De aquí hasta el final contigo
de hoy hasta la eternidad
será el Señor nuestro camino
y su amor será nuestra oración.

Para ti yo seré
luz cuando no puedas ver
para mi serás sol cuando llueva
trataré para ti de ser cada vez mejor
y llenarte con mi amor.